Agosto

Cenizas no caben en el país que vivo y sin embargo, la decadencia que lo conduce, lo apresa primero para abandonarlo después, dejándolo en cueros. Se vuelve gélido en la alfombra del asfalto sin techo que lo cubra. Se hiela por pena, por sollozo no atendido y soledad en pleno mes de agosto.