Hacia el cielo

Déjame en paz. En aquella paz que te deja extasiado tras un beso cándido en apariencia. Un ósculo dado con labios carnosos, suaves con piel de lobo. Si, porque tiene veneno incoloro, dulce que te hace enloquecer y trepar rápidamente, como hiedra hacia el cielo.