Capítulo

Un buen libro es como un recuerdo, no tiene fecha de caducidad. Siempre vive en nuestra mente y late con fuerza en el corazón. Cada vez que leemos un capítulo nuevo y nos llega dentro, desenvuelve el papel de regalo que lo acaricia, nos traslada a un rincón del pasado, marcado en nuestra memoria.