Hilos de enero

Sigo sin conseguir que quede bien. Ya puedo ponerle a la aguja un hilo fino, delgado y delicado. U otro más fuerte, duradero y recio.

Puedo probar a poner hilo de colores suaves que apaciguen los nervios, que absorban tempestades o tonos vivos otros días e intentar que enciendan la luz a jornadas grises, nebulosas y que hagan cosquillas a los pies, levantando unos labios caídos por tristeza, haciéndoles esbozar una gran sonrisa. Si hago esto tampoco conseguiré nada.

Por más que cosa mi alma quebrada, siempre volverán a romperse los puntos. No tengo artes de costurera mágica. En este sentido siempre seré una aprendiz. Porque no hay zurcido que me valga para conseguir que vuelvas aquí. Marchaste un día de enero y te llevaste contigo el ovillo de hilo que compartíamos tu y yo.

stocksnap_757fv5v0ac

 

 

4 comentarios en “Hilos de enero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s