Al otro lado

No pudiste ver como buceaba desde los pies de la cama hasta llegar al cabo de la cama, a la almohada. Y, justo ahí, reposaba tu cabeza. Ni siquiera notaste mi respiración. Fui invisible a todos tus sentidos como una medusa transparente, casi imposible percibir hasta que decide aparecer y rozar a su presa.

Es entonces cuando el tacto percibe una presencia extraña, cuando la respiración se altera, la boca se seca, la vista se pierde intentando localizar a quien o qué le ha tocado, y el oído, intenta agudizar el sensor, esperando que le oriente y localice, al ser que le ha perturbado la piel.

Es entonces cuando despiertas, enciendes la lámpara de la mesita de noche  y súbitamente te das media vuelta y me encuentras, a tú lado, justo ahí, al otro lado de la cama.

Me sonríes y tu forma de mirar me lo cuenta todo. Ahora, por fin nos hemos encontrado. Solo  falta que apagues de nuevo la luz.

 

pillow

 

4 comentarios en “Al otro lado

    • A cada persona, un escrito le aporta diferentes sensaciones o recuerdos. Lo bello es ver como un escrito llega y aporta. Para mí es grato que te lean y te hagan llegar distintas personas su manera de ver un post ajeno. Muchas gracias por tus palabras y por el escrito sobre el nacimiento. Ha sido un placer leerlo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s