Concierto del agua

Su boca solo escupe sandeces que manchan de gotas la tierra. Saliva envenenada y aún así el suelo agradece que él abra sus labios con fuerza y rabia y espera con impaciencia, otra retahíla más de palabras negruzcas y rostro enrojecido.

El suelo está seco, la hierba amarillo agónico y las flores se petrificaron hace meses. No llueve y ese agua a cuentagotas es bendecida por la tierra ya que casi no recuerda que es la lluvia. Cree recordar que es una cortina de gotas cayendo sinfín, iluminadas por unas ráfagas de sonido y luz alternativamente. Le llaman el concierto del agua.

Mientras no vuelvan a tocar todos los músicos en ese mismo escenario con su húmedo y refrescante repertorio, tendrá que conformarse esta, nuestra tierra con seres que blasfemen y saliven, en la montaña y en soledad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s