La vieja lámpara

Mientras la vieja lámpara está encendida, te veo y te escucho con atención entre el silencio.

Me acompañas en una fría tarde. Y arropo entre mis manos tu delgada y sabía piel envuelta de cueros harapiento y gastados. Recosidos para quitarte el frío evitando así, que emigres de aquí.

Sígueme contando tu historia mientras miro las formas que tienen tus oscuros labios. No apagues nunca la luz que ilumina mi imaginación.

6 comentarios en “La vieja lámpara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s