Cara o cruz

En boca cerrada no puede salir la rabia contenida de antaño. Los ojos parecen arder. Marcan una línea de rojos encendidos en el borde, en la reja casi transparente que limita e impide que nuestros ojos salten cual suicidas y nos dejen a oscuras.

Quiero ver, necesito seguir disfrutando de la grandeza del verbo mirar. Voy a entreabrir mis labios, soltar poco a poco el aire, mientras las cuerdas vocales vibran. Así podré hablar y decir a quienes me causaron heridas de eterna cicatrización, ya fuera de forma intencionada o no, todo aquello que me daña por dentro y tanto escuece.

Ya sabes que me pasa. Ahora vas a escucharme o ¿quieres de verdad que el silencio ingrato de estos años nos siga torturando sin razón palpable? Yo lo tengo claro y tú no tienes mucha más opción. Siempre podrás escoger el cincuenta por ciento no deseado, pero eso no está en mis manos. Es cara o cruz.

photo-1450155155194-cd8ac3c4e18c

13 comentarios en “Cara o cruz

    • No había visto este comentario porque al no responderme tú en el mío, WordPress no me había notificado. Tranquila, solo compartí el enlace a tu relato y especifiqué también el nombre del blog, no se me ocurriría no poner autoría o enlace. 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s