Besando el suelo

Ojalá pudiera ponerle un nombre a ese momento. No es que me falten adjetivos. Se me ocurren en este momento infinidad de ellos. Ahora que lo pienso bien, alguno de ellos los tenía guardados en una vieja cartera en el fondo de un cajón. Si, justo aquel cajón que nunca tocas. El lugar del olvido.

El caso es que, entre tantos adjetivos no encuentro ninguno que defina con el justo acierto, que sea el dardo clavado en el centro de la diana y pueda dar con la palabra que sentencie la sensación de ese instante.
Quizás es que llevo una temporada apático. Tengo altibajos como todo el mundo, no soy excepcional en ese sentido y tampoco es mi intención serlo.
Tengo claro que estando así, no tenía que haber empezado esa relación. Le dejé claro que no quería nada serio, pero creo que ninguno de los dos en ningún momento ha sabido el significado de serio y diferenciarlo de “algo más que esporádico”.
Sus besos me viciaban igual o más que el chocolate. Eran mi perdición. Hoy besarle me trae a la mente una imagen, estar en una calle, enmedio de la calzada, besando el suelo.

 

70H

2 comentarios en “Besando el suelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s