Un beso

Sintió que le dio un beso y que sintió el beso dado?

No nos acordamos nunca del mensajero. Parece que sea el humilde servil de aquellas personas que quieren y aman, a otras… no a él.

Cuando un beso nunca se envía igual que otro, proviniendo de los labios de la misma persona. En momentos de ternura, será el beso que baja del cielo en forma de nube de algodón y acaricia la cara de quien recibe este pedacito de cielo.

Si su mundo se nubla y se torna, en un abrir y cerrar de ojo, en un color airado, con semblante imposible de acertar, un rojizo que se ennegrece en pocos segundos, entonces, tiene un gusto amargo que invade el alma.

En un cielo estrellado de alegría, de emociones, celebraciones compartidas, el firmamento del beso se convierte en un precioso festival de fuegos artificiales donde decenas de colores vivos chispean con vida propia.

¿No crees que un beso puede sentir? Si es así, quizás quien no sientas, seas tú.

 

 

besoaire

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s