Pequeños artistas

Un color invisible sigue siendo color. Si no fuera así, no hubiéramos tenido en nuestros estuches escolares, ese lápiz de madera teñido de color blanco a nuestros ojos, pero si intentábamos plasmarlo sobre una hoja virgen de tintas y tonos, no conseguíamos más que seguir viendo esa pureza en el papel. En cambio, si habíamos bañado esa hoja con color aunque la invisibilidad nos hiciera pasar ante otros como mentirosos.

Probamos poner todo nuestro arte infantil para crear parte de la obra que nuestro corazón nos mandaba hacer, sin pensar en nada más que en ver un trozo de nosotros en un marco de papel y enseñárselo a nuestros padres y abuelos, esperando oír su aprobación, su sonrisa y su abrazo. Ese era el mejor de los premios que se podía desear y no había que competir con nadie más que contigo mismo. Y pasados los años, solo hago una pequeña rectificación… ese el mejor regalo que se puede tener y la recompensa sigue siendo igual de inmensa que cuando era niña.

_20150330_220236 (1)

2 comentarios en “Pequeños artistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s