Volvería a esperar

Mientras estaba sentado en uno de los viejos bancos de madera de la estación, desgastados por el tiempo transcurrido, por la lluvia y por el Sol, que los bañaba de rayos llenos de calidez durante tantos meses y largos años. Esperaba con la rutina pegada a sus pies, la llegada el tren que le llevaba a diario a casa, pero fue el primer día que vio al otro lado del andén, a una chica alta, de pelo castaño, largo y de un brillo realmente llamativo. Supo entonces que ya no habrían más esperas rutinarias. Si, volvería a esperar al día siguiente a su tren, con la ilusión de volver a ver pasar ante él, esa inquietante figura, el alimento de su sueño y el saciador de su sed.

 

Tren 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s