Como una fuente

Emanaba de sus ojos la sal vestida de color gris perla. El Sol ayudaba a que el brillo que tenía, fuera aún más espectacular, si es que cabe esa posibilidad. Mientras bajaba por cada una de sus mejillas cada vez con más fuerza, tal y como lo hace una fuente natural en primavera, con fuerza, despidiendo al gélido invierno con rabia por tantas cosas que le calló durante tres largos meses, su color se iba aclarando, se hacía cada vez más invisible a los ojos de quienes lo miraban.

Poco a poco llegaron a su cuello, humedeciéndolo por fuera cuando necesitaba encontrar alguna grieta en su piel, clamaba que por algún poro empezara a resquebrajarse para así, poder adentrarse en su ser y matar  su interna sequedad.

L

2 comentarios en “Como una fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s